Salir de la Zona de Confort

salir_confort_web

…Todo lo que hicieron fue relajarse.
¿relajarnos?
… Fue el Motín en el Bounty…
Así comienza mi recuerdo: cursaba secundaria y, aunque la historia no la escuché en el colegio, fue alguien a quien yo considere un maestro quien me la contó, poco antes de las vacaciones de fin de curso, cuando la mayoría ya está pensando o preparándose para la diversión de este periodo.

“1788, Luego de un difícil viaje, después de muchos meses de navegar, una nave Inglesa arribó a la isla de Tahití en el sur del Océano Pacífico. La nave se llamaba Bounty. Tras permanecer 5 o 6 meses allí, la nave partió de nuevo. Al cabo de aproximadamente un mes, ocurrió un motín”.

Son muchos los posibles motivos que causaron este motín – puedes consultarlos si lo deseas ya que están documentados. Aún así, una de las explicaciones más lógicas de lo que sucedió es que la tripulación se acostumbró a la tranquila vida en Tahití, su unión y las reglas que los mantenían unidos durante su travesía se debilitaron.

Mi maestro relacionó esta historia con el periodo escolar y las vacaciones. Hacía la analogía entre nuestro comportamiento y rendimiento en el colegio como la travesía y nuestro comportamiento en las vacaciones como Tahití.

Por supuesto, como ya habrás deducido, también podemos relacionar aspectos de la historia con la zona de confort.

La zona de confort es un estado mental donde nos encontramos cómodos con nuestra vida (o visión de vida) actual, con nuestras aspiraciones cubiertas y sin presiones.

Cada persona es diferente a las demás, es por ello que puede haber personas en distintas áreas de zona de confort y también en distintos estratos socioeconómicos y culturales. Cada quien con su particular “zona de confort”. La diferencia entre cada persona y su zona cómoda son las aspiraciones, creencias y valores de cada cual.

Sin embargo, esta llamada zona de confort, aunque pueda parecer encantadora (porque nos permite seguir la mayoría del tiempo con el “piloto automático” puesto), no es un lugar suficientemente inspirador, ni estimulante y a la larga no salir de ella puede hacer que tal vez nos sintamos tensos emocionalmente, vacíos y se caiga en la apatía o en ciertas dinámicas de comportamiento que algunos podrían relacionar con la depresión.

En ocasiones no vemos lo que no queremos ver. No queremos admitir que podríamos estar (o que estemos) en dificultades. Es por eso que, aunque sepamos que algo está ocurriendo, tal vez un gran número de personas no hará nada para salir de la zona de confort.

Cuando salimos de nuestra de confort, cuando estamos en situación de posible cambio, a menudo uno puede desear volver al pasado, a la “normalidad”, sin importar lo que esto pueda implicar. Aunque muchas veces sepamos que no es el camino… Tal vez porque pasaron muy rápido a la zona de pánico, que es dónde no tenemos experiencias previas y que en realidad es nuestra zona mágica, dónde podemos hacer que las cosas ocurran.

Seguro que te resulta familiar la situación que te describo, bien porque la has vivido o estás viviendo en primera persona o porque conoces a alguien que se encuentre ahí.

Si te encuentras en esta situación, ahora: entre tú y yo, ¿qué es lo que te mantiene ahí anclado/a?

Creo positivamente que deseas dar un paso adelante, sacar tu valentía y comerte el mundo, pero no lo has hecho, aún.
Tal vez sufres.
Sin embargo no te mueves
¿Miedo al qué dirán?
¿Miedo a fallar?
¿Miedo al ridículo?

Si te da miedo y te causa ansiedad dejar el pasado para luchar por lo que siempre has soñado, lee estas 5 ideas/trucos que pueden ayudarte para salir de tu zona de confort:
1- Evita criticarte
2- Anticipa todas las excusas que te vas a poner
3- Rodéate de personas que cooperen contigo
4- Crea nuevos hábitos y experimenta
5- Desafíate, rinde a tu máximo

¡Te darás cuenta que un mundo diferente, nuevo e ilusionante está frente a ti y te espera!

Sea cual sea la elección, quedarte dónde estás o salir…
…la que tomes lo cambiará todo para ti.
Al fin y al cabo el cambio es en realidad, evolución/desarrollo.

Share Button

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *