frustration_webUn estado emocional o emoción que suele jugar en contra de muchos de nosotros en algún momento específico, es la cha cha chaaaaan (en tono suspenso por favor) “La Frustración”.

Hay quienes la superan rápido, hay quienes menos y a otros esto les dura un tiempo que podríamos considerar excesivo. La mayoría de nosotros hemos pasado en algún momento de nuestra vida por la sensación de frustración y aquí estamos. Es una idea útil el darnos cuenta que existen otras personas que pasan o han padecido el mismo problema o situación que nosotros y lo han resuelto de forma notable o al menos admirable. Saber cómo esas personas lo han resuelto te da estrategias e ideas de cómo puedes manejar tu estado propio. Si ellos pueden tú también.

Mariano (obviamente no es su nombre real) me contactó porque se enfadaba enormemente cuando no podía hacer lo que tenía planificado. Quería aprender a gestionar mejor sus frustraciones para que así sus reacciones no afectaran a su familia y a sus compañeros de trabajo.

¿Sabes que…

…las palabras dichas en un momento de frustración puede hacer mucho daño a las personas con quien convivimos?

…la ansiedad está directamente relacionada a la gestión de las frustraciones?

…la frustración no gestionada nos puede llevar a estados de descontrol?

La frustración suele estar asociada a otros emociones/estados emocionales. Muchas veces, tiene que ver con la imposibilidad de realizar nuestros planes o proyectos.

En ocasiones, suele venir como algo secundario después de una primera reacción que puede ser de rabia, decepción (cuando vas al cine y la película es mala porque la que tenías en tu cabeza era mejor) y es que la decepción requiere planificación adecuada. También pueden ser sorpresa e impotencia (como cuando vas a buscar tu coche y se lo ha llevado la grúa).

En definitiva podemos relacionar a la frustración con una percepción de resistencia al cumplimiento de nuestra propia voluntad. También podríamos decir que mientras más grande sea la obstrucción a lo que deseamos, posiblemente sería mayor la frustración.

A Mariano le sucedía que siendo él muy metódico y extremadamente organizado, cada vez que algo se salía de su planificación le generaba un gran estrés, ansiedad y en ocasiones gran rabia, que al mal gestionarlas derivaban en frustración y en otras emociones reprimidas. El trabajo fue sencillo, más que trabajar la frustración, trabajamos la flexibilidad y aumentamos la tolerancia a lo desconocido, y eso le hizo manejar mucho mejor todos sus otros estados.

Uno de esos aspectos de los que puedo comentar (no voy a detallar el trabajo con él por razones obvias). Él es alguien muy puntual, ya que tiene asociado el respeto, a la puntualidad y cada vez que ocurría algo fuera de su control y se retrasaba mínimamente cuando tenía alguna cita, su estado emocional se alteraba. Lo que trabajé con él fue la flexibilidad y aumentar la tolerancia a lo que estaba fuera de su control, de este modo, si ocurría algo que le pudiese retrasar, su estado era de recursos y podía buscar alternativas mejores para resolver la situación, en vez de bloquearse por la frustración. Por supuesto ahora su mujer está profundamente agradecida por los cambios que hizo.

 

¿Cómo actúas ante los problemas? ¿cómo reaccionas cuando las cosas no salen como tú quieres?

Estas no son preguntas para desafiarte, son preguntas para que te respondas con honestidad. Así que te invito a que explores en ti las respuestas que surjan. Te conocerás mejor y sabrás qué situaciones te disparan frustración y cómo actúas. Reconocer e identificar es el primer paso para cambiar los comportamientos.

En mi último post hablé de “Cómo llevarte bien con tus emociones”, de cómo es muy importante recordar lo bueno que es gestionar nuestras emociones o estados emocionales, para que jueguen a nuestro favor y no en contra. Te invito a leer este artículo ya que tiene algunas ideas/sugerencias más que te pueden servir para manejar tus estados. Es líder el que se autolidera, en primer lugar.

Deseo que estas ideas puedan inspirarte y ayudarte a manejar mejor tus emociones. Recuerda que no son aspectos de los que no tienes control o que están dentro de nosotros como entes con vida propia. Muy por el contrario los puedes comprender, ajustar y regular de modo que te resulten productivos y potenciadores para obtener los resultados que buscas.

Esta semana abrimos inscripciones para el nivel Practitioner de PNL que haré en Puerto Rico, donde podrás aprender mucho más sobre cómo llevarte bien con tus emociones. Y no sólo esto  ¿Quieres saber más?

Un abrazo