cerebro_webLejos de la imagen del cerebro con una pesa, que por divertida que pueda parecer a algunos, se aleja mucho de como ganar fortaleza mental.
Vamos a definir como fortaleza mental la capacidad que cada uno tiene de insistir y estimularse a través de situaciones difíciles, e incluso a veces dolorosas, manteniendo el máximo rendimiento posible
. Esto podría ser una de las cualidades o actitudes que separa a las personas de élite de la media, y se obtiene a través de la formación y el trabajo duro. Para los emprendedores, dueños de negocios, empresarios… significa tener la fuerza de voluntad que necesitan para sobreponerse y superar los tiempos difíciles. Además, necesitan una mente lúcida para evitar quedar atrapados en los tiempos buenos.

Ser mentalmente fuerte no es tarea fácil, pero las siguientes ideas te pueden allanar el camino. Una mente fuerte no la tiene todo el mundo, pero todo el mundo la puede desarrollar.

1. Desarrollar la conciencia emocional.

Pienso que para ser mentalmente fuerte, es muy importante ser muy consciente de tus estados emocionales y aprender a controlarlos en vez de que te controlen a ti. Tener un conocimiento y dominio de las señales a tu alrededor. Si te enfadas en una situación determinada, es mejor canalizar esa energía en algo productivo antes que perder el control.

Tener una consciencia mayor de tus propios sentimientos y conducta, te ayudará a su vez a entender mejor las emociones de los demás. Muchas personas pasan por la vida cotidiana sin observar su entorno o a sí mismos, agachando la cabeza hacia sus dispositivos electrónicos.

Un ejercicio que puede resultar divertido y a la vez creativo es mirar a la gente de tu alrededor en un lugar público, restaurant, centro comercial o aeropuerto y tratar de averiguar sus historias, en que trabajan, cuál es su estado de ánimo, que piensan, etc. basándote en lo que puedes observar.

Este ejercicio que podría parecerte simple, está enfocado en entrenar la mente para que esté actualizada de lo que está ocurriendo con las personas a tu alrededor. En un ambiente de trabajo te ayuda a estar más alerta y a adaptar tu estrategia de un modo más adecuado al público o persona con quien estás queriendo comunicarte.

2. Empujar a través de tus límites.

Las personas mentalmente fuertes saben que para alcanzar su máximo potencial, deben sentirse tranquilas y cómodas con la incomodidad. Una situación que puede generar miedo o estrés es la incertidumbre, por ejemplo cuando estamos empezando nuestro propio negocio. El miedo al cambio, a lo desconocido, están ahí presentes.

El cambio no suele ser fácil pero hay que saber adaptarse, y acostumbrarse a él y sacar el lado positivo.

Cuando era pequeño me mudé muchas veces, aunque en periodos de tiempo que podría considerar aceptables. Sin embargo, de adulto, pasé una época en que me mudé en varias ocasiones en periodos de tiempo cortos, lo que me obligó a adaptarme a las nuevas situaciones y dinámicas, también a las necesidades en el puesto de trabajo.

Y dónde más he trabajado este aspecto es a través de la práctica de deporte, en dónde literalmente no sé qué voy a hacer ese día, solo sé que he de estar preparado física y mentalmente para lo que venga, y hacerlo lo mejor que pueda, dando todo el máximo esfuerzo y rendimiento

Si pienso en el dicho: “Si no te mata, te hace más fuerte” y me centro en el hecho de que la situación es temporal (en el caso de una mudanza por trabajo) o que es siempre cambiante y mejor acostumbrarse pronto (en el caso del deporte), ambas situaciones me ofrecen beneficios. Abrazar una situación nueva te obliga a crecer, a estar preparado y a evitar caer en la rutina o la zona de confort. Aprendes a evitar la dependencia de fuentes externas y te permite prosperar en cualquier situación.

3. Controlar tu mente.

Para convertirte en alguien mentalmente fuerte, es importante que mantengas un control lo más preciso que puedas sobre tus pensamientos. ¿Por cuál razón? podrías pensar. Debido a que nos transformamos en lo que pensamos.

Para la mayoría de personas tener pensamientos que podemos calificar de negativos es inevitable. Pero tú puedes decidir negarte a observar en exceso esos pensamientos e impedir que echen raíces.

Al cambiar tu forma de pensar sobre las cosas, situaciones, vida y creencias que te autolimitan, empiezas a adiestrar tu cerebro para que funcione en tu favor y no en tu contra.

4. Enfocar, enfocar y perseverar.

Si quieres ser fuerte mentalmente, será importante que aprendas a enfocar tu energía física y mental.

Usaré como ejemplo a los atletas olímpicos; sin embargo cualquier deportista de Elite será un excelente ejemplo de cómo canalizar el talento con éxito. Los profesionales o amateurs serios practican apuntando a un objetivo específico en su mente. Pero no es sólo repetir la misma acción y/o tarea muchas veces, la práctica efectiva requiere las siguientes características:

  • Utiliza un tiempo mayor en las tareas que te resulten más difíciles.
  • Divide las tareas en partes proporcionales.
  • Obtén feedback y ajusta en consecuencia.
  • Deja tu ego en un segundo plano.
  • Mantén tus metas presentes en todo momento.

Al centrarte en la acción, la práctica, tu fuerza de voluntad, persistencia y la formación; te llevarán al dominio personal.

5. Perseguir el crecimiento.

Probar. Aprender. Repetir.

Una cualidad muy relevante es que, las personas fuertes mentalmente son curiosas, se consideran a sí mismas aprendices.

En ocasiones, el talento natural y la inteligencia podrían ser obstáculos para el éxito. Me refiero en particular a un grupo de personas de las que han nacido inteligentes y talentosas, que no aprenden a trabajar duro porque las cosas les resultan demasiado fáciles o poco desafiantes para ellas. Pero cuando los tiempos se ponen difíciles, se dan por vencidas. Por eso es importante perseverar para evolucionar.

Las personas con una mentalidad en constante crecimiento les encanta aprender cosas nuevas, son buenas leyendo; más bien, les encanta. También reconocen la importancia de continuar renovando y mejorando en las tareas que ya hacen bien. Reconocen la diferencia entre empezar en un sitio a terminar allí. Y cuando tropiezan y se caen, se dan cuenta de que los errores no son fracasos. Simplemente son resultados y oportunidades para aprender.

Con el aprendizaje aumenta la confianza en que cada vez lo harás mejor.

Y tú, ¿quieres fortalecer tu mente?

Para ti, que te dedicas directa o indirectamente a trabajar con personas, que sientes la motivación y el interés por mejorar tus habilidades. La formación como Licensed Practitioner of NLP es el primer paso. ¿cómo crees que te beneficiara aprender y adquirir nuevas herramientas, nuevas destrezas y nuevas conductas? ¿qué tan fuerte mentalmente te volverás con ella?