preguntas_webHace algún tiempo publiqué en una red social la frase “Error común: suponer en vez de investigar. Si quieres saber, pregunta, es sencillo.” Y es que en ocasiones me pregunto, si realmente la mayoría de las personas han olvidado cómo realizar preguntas. Seguro que te has encontrado en la situación de que al parecer es mucho más sencillo sacar conclusiones basadas en lo que pensamos o creemos que es verdad, en vez de tomarnos el tiempo para reflexionar y hacernos alguna pregunta que nos lleve más allá.

El mundo, las personas, las cosas, ¡vamos el universo! está en constante cambio. Posiblemente en muchas oportunidades, éste sucede frente a nosotros y tal vez por lo obvio o cercano lo pasamos por alto.

Algunos eventos o cosas son en realidad tan evidentes que, si nos tomáramos un momento para pensar diferente, salir de nuestra propia cabeza, y comenzáramos a colocar nuestra atención hacia fuera para realmente observar, escuchar y apreciar lo que está frente a nosotros, nos daríamos cuenta de tantas cosas que por evidentes no nos damos cuenta.

La pasada semana transité por una zona donde viví hace algunos años. No había pasado por ahí en mucho tiempo. Cuando miré el entorno, me detuve un momento y aunque las características principales era casi las mismas, el comercio había variado mucho y había muchas cosas nuevas.

Es que las cosas cambian. Tal vez sea eso lo único constante, que las cosas cambian. Donde antes había una peluquería ahora hay una farmacia. En la entrada del portal del edificio en que viví había un salón de masajes y ahora hay un dentista, donde había una sucursal de un banco ahora hay supermercado pequeño (es que los bancos también han cambiado). ¡A veces miras fotos antiguas y cuando los miras te das cuenta con sorpresa de que han pasado 20 años!!!

Seguro que has podido conocer gente que parecen estar ahí, sin embargo no lo están en realidad, ya sea por estar pensando en las actividades que tienen que hacer durante ese día o semana, o se van a encontrar con una persona y están planificando el encuentro o tal vez deseando irse de vacaciones o simplemente escapar. Y otras tan dentro de si mismos que no se percatan de lo que les dices y como se lo dices, a veces ni se dan cuenta de lo que sucede en el mundo exterior. Ya lo dijo sabiamente John Lennon en su canción ‘Beautiful boy’: “Life is what happens to you while you’re busy making other plans” (“La vida es lo que te sucede mientras estás ocupado haciendo otros planes“).

Existen momentos para todo. Momentos para poner atención a lo que pasa dentro de la caja, y momentos para estar alerta a lo que sucede fuera de la caja. Hacia qué nos enfocamos. ¿Estamos mirando o estamos observando? ¿Estamos oyendo o escuchando? Cuando hacemos una pregunta… ¿esperamos una respuesta? ¿qué respuesta esperamos? ¿la que nos dan? Ó ¿la que pensábamos que deberíamos obtener?

Una estrategia muy buena cuando nos encontramos ante una situación diferente, o nueva, es admitir que no lo sabemos todo. Muchas veces, la mente se esfuerza por tomar las piezas del puzzle y hacerlas encajar a como dé lugar, sí o sí, sin pensar que quizás algunas partes no están… o, simplemente, han cambiado.

Mucha gente, filtra inmediatamente las cosas a través de su modelo del mundo, de su visión/percepción de la realidad (que en PNL es su mapa), y hace suposiciones basadas en su experiencia previa, sin tomar en cuenta la realidad de la otra persona. Muchas veces descartándola de modo inconsciente.
¿Vas en automático o te tomas un instante?
Cuando recibimos información, es importante dejar a un lado nuestras pautas preconcebidas y analizar sin prejuicios el potencial valor de la información frente a nosotros. Esto nos podría llevar a confusión o tal vez a no comprender. Pero, precisamente de ahí podemos partir para realizar las preguntas apropiadas para recabar información útil para comunicarnos mejor o prestar un mejor servicio.

A esta altura puede que te preguntes ¿Y para qué queremos hacer las preguntas apropiadas? Si las hacemos, ellas nos pueden llevar, la mayoría de las veces, a la respuesta más adecuada…, en vez de la que creíamos correcta. Nos darán las piezas del puzzle que no sabíamos que estaban ahí y eso nos ayudara en gran medida a poder responder, actuar mejor y por supuesto a estar más presente.

Así que… ¿qué decides?

Déjame tu opinión a continuación de este post. ¡Me encantará escucharla!

Pin It on Pinterest